Montero López, Josefa


Nombre:

Josefa Montero López

Origen:

Zafra (Badajoz) (1969) 

 

Identidad:

Novelista autodidacta..

 

Blog:

https://www.facebook.com/JosefaMonterolopez/

http://josefaml.blogspot.com.es/

 

Contacto

pmontero1969@gmail.com



Biografía

Josefa Montero López, autora. Nacida en 1969 en Zafra (Badajoz) donde reside actualmente. Autodidacta.

Encuentro de Caminos es su primera novela, publicada por Ediciones Carena, en mayo de 2015.

Fue  finalista en el concurso de relatos en cadena, de la Cadena Ser, con el microrrelato “Ojos que no ven la realidad”.

El relato erótico “Tardes de pasión” también escrito por la autora, está incluido en una recopilación de relatos eróticos, publicado por la editorial EDISI, libro titulado “Exploradores del placer”.

“Sara y el libro que enseñaba a imaginar” es un cuento ilustrado que salió a la luz de la mano de la editorial Babidi-bú libros infantiles y juveniles, en noviembre de 2015. 

Actualmente sumergida en la escritura de otra novela, esta vez histórica.

 


Obra publicada

  • Encuentro de caminos
  • Sara y el libro que enseñaba a imaginar

Bibliografía sobre el autor

  • Una obra de arte es siempre una fotografía, más o menos panorámica o profunda de la microsociedad que rodea a los autores. Poder “releer” la obra con los autores, familiares y amigos ante unas cervezas a veces revela más que miles de sesudos estudios académicos.
    Josefa Montero es una artista en un entorno en el que, visto desde fuera parece prosaico, pero que está fuertemente impregnado por las ganas de salir adelante, por la entrega a los otros, por la fidelidad a la literatura, por el trabajo de la hermosísima gama cromática de la vida. José Membrive (ediciones carena)
  • No se podría crear una obra como Sara y el libro que enseñaba a imaginar si su autora no fuera una persona dinámica, activa, emprendedora y llena de ilusión por cada paso que da. El 23 y 24 de abril se celebró la Feria del Libro en Zafra (Badajoz) y Josefa Montero, autora de la obra y escritora de BABIDI-BÚ, realizó un sinfín de actos. Con motivo de esta Feria, el centro de profesores y recursos de Zafra junto a la Oficina de la Igualdad de la Mancomunidad de Municipios Río Bodion organizaron una actividad, en la que han participado profesores y alumnos de distintos colegios públicos, renombrando calles y plazas con el nombre de autoras españolas, extremeñas y locales, como Josefa Montero. La Plaza del Pilar Redondo cambió por ese día su nombre a Plaza de Josefa Montero López y ella misma colocó la placa.
    La obra estuvo expuesta en la caseta de la Feria, cedida por el Ayuntamiento, teniendo una gran aceptación por parte del público. Josefa también presentó Sara y el libro que enseñaba a imaginar a los niños del Club de Lectura de Puebla de Sancho Pérez (Badajoz). Fue un acto bonito ya que los pequeños estuvieron muy entregados, atentos y participativos con sus preguntas. Después de hablarles un poco de cada uno de los cuentos que integran el libro, la cuenta-cuentos María Orellana les relató la historia del Pequeño Tornillo. Los adultos que asistieron también disfrutaron.

Por último, Josefa fue entrevistada por los chicos y chicas de Down Zafra en la sección de cultura de su programa de radio. Una mañana inolvidable con todos ellos. Una autora entregada a su obra y a despertar una sonrisa en la cara de las personas que se acercan a su imaginación. 


Textos

ENCUENTRO de CAMINOS

1.

Esa tarde de verano, como tantas otras de esa misma semana, salió con la escopeta  a entrenar unos tiros, pues le habían invitado a una cacería por Extremadura el próximo mes y quería ir con gran dominio de su puntería. Se adentró en los bosques buscando algún animalillo en movimiento, pero la tarde parecía tranquila y con pocas oportunidades de disparo. 

Al anochecer, cansado de una tarde tan infructuosa, decidió marcharse, pero al hacerlo un sonido tras unos matojos llamó su atención. Apuntó hacia el lugar esperando el movimiento que delatara a su presa, en cuanto tuvo certeza de que allí se movía algo con vida disparó. Al llegar al sitio donde pretendía encontrar algún conejo, un sudor frío comenzó a resbalar por su espalda y por sus sienes. Una mujer de avanzada edad yacía en el suelo con un orificio en la cabeza, de donde salía un hilo constante de sangre. Asustado, con un temblor que parecía nacer en sus extremidades superiores y en avance crecimiento hasta sus piernas, haciendo que casi cayese al suelo, la miró a los ojos que aún permanecían abiertos. 

En ese momento ella levantó la vista y sus ojos se quedaron clavados en los de él, una de sus manos se alzó casi involuntariamente guiada por la poca fuerza que quedaba en su cada vez más inerte cuerpo, para pedirle ayuda. Segundos después moría.

                                          * * * * * *

Bajo el cielo estrellado y sobre la tierra cálida de esa noche de verano del año 1958 y en otro marco distinto pero muy cercano, venía al mundo un nuevo ser. 

Contracciones casi intermitentes empujaban su cuerpecito hacia abajo sin remisión, haciendo que cada vez estuviese más cerca de su destino.