Sachez García, Javier


Nombre:

Javier Sachez García 

Origen:

Campillo de Llerena (Badajoz) (1970) 

 

Identidad:

Gestor cultural, Novelista, Poeta...

 

Enlaces:

 

http://ipasturgi.blogspot.com.es/

 

https://www.linkedin.com/in/javier-sachez-1892872b?trk=nav_responsive_tab_profile_pic

 

https://www.facebook.com/javier.sachezgarcia

 

Contacto

fsachezg@yahoo.es



Biografía

Javier Sachez nació en Campillo de Llerena (Badajoz) en 1970. Ha cursado las carreras de Derecho y Trabajo Social y tiene el título de Especialista en Gestión Cultural por la Universidad de Extremadura.

Ha desarrollado su tarea profesional en las áreas de cultura, educación y formación. 

Comenzó a escribir en el año 2003 y ha ganado varios premios literarios de ámbito nacional en las modalidades de novela, relato y poesía.

Ha colaborado en diversas publicaciones artísticas y literarias y, hasta el momento, ha publicado seis novelas y dos poemarios.

En el año 2010 obtuvo una beca a la creación literaria por parte de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura.

Actualmente reside en la ciudad de Mérida (Badajoz).


Obra publicada

Libros:

  • Tratado geográfico sobre la aversión. Madrid. Ed. Verbum. 2006.
  • El Engendrador. Madrid. Publicarya. 2009
  • Árboles de carne. Castuera (Badajoz). Ceder La Serena. 2010
  • La muerte de Luxemburgo. Huesca. Editorial Casa Eolo. 2012
  • Job aterido. Alhaurín de la Torre (Málaga). Ed Seleer. 2012
  • Anatomía interna de las moscas. Sta. Cruz de Tenerife. Editorial La Esfera Cultural. 2014
  • Post mortem. Aranda de Duero (Burgos). Colección Telira. 2016
  • Manual de pérdidas. Madrid. Editorial Mercurio. 2017.
  • El quinto punto cardinal. Editorial Círculo Rojo. 2017.

Libro colectivo, antologías:

  • Mientras. “III Certamen de narrativa corta Villa de Torrecampo”. Torrecampo. Ayto. de Torrecampo. 2003. 161-193.
  • Mientras. V Certamen literario Villa de Navia. Navia. Ayuntamiento de Navia. 2003. 63-76.
  • Huir. Certamen Calamonte joven.. Calamonte. Ayto. de Calamonte. 2005. 139-150.
  • Jilgueros oxidados. Mujer, su mundo y vivencias. Navalmoral de la Mata. Ayuntamiento de Navalmoral de la Mata. 2005. 178-180. 
  • El buzón. Art Nalón letras 2015. Langreo. Ayuntamiento de Langreo. 2005. 113-119.
  • Hermógenes de los pozos. Relatos. Zaragoza. Ayuntamiento de Zaragoza. 2006. 62-72.
  • Culebras y besos. Art Nalón letras 2016. Ayuntamiento de Langreo. Langreo. 2006. 55-60.
  • Eugenia y los córvidos. Premios literarios Marco Fabio Quintiliano. Calahorra. Ayuntamiento de Calahorra. 2007. 45-60.
  • Mariposas de libertad. VII Concurso de cuentos infantiles. Bilbao. Asoc. T. Kultur Taldea. 2009. 77-83.
  • El adobe y el pánico. Certamen literario hispano-luso “José Antonio de Saravia”. Badajoz. Diputación Provincial de Badajoz. 2009. 191-230.
  • Añicos de repente. El vuelo de la palabra. Badajoz. Ayuntamiento de Badajoz. 2010. 187-193.
  • No bienaventuradas. Palabra sobre palabra. Madrid. Editorial Círculo Rojo. 2012. 24-26
  • Ciegas musas. II Certamen de relato y poesía. Madrid. Bohodón ediciones. 2013. 77-84
  • La caza. Premios Díaz Tanco. Fregenal de la Sierra. Ayuntamiento de Fregenal de la Sierra. 2014
  • Barco de Piedra. Poemas desde la Plaza. Madrid. Beturia Ediciones. 2014. 27.
  • Piloto de derrota. Querencias. Madrid. Editorial Modus operandi. 2015. 153-184.

Revista: 

“Crisis”. Revista literaria Palabras Indiscretas. 2012 (Nº 6).  44.

 “Desú Uzala”. Revista de cine VERSIÓN ORIGINAL. 2012.


Premios

• Premio IFACH de narrativa. Calpe (Alicante) 2005

• Premio de novela  “Calamonte Joven”. Calamonte (Badajoz) 2005

• Premio de novela “Villanueva del Pardillo”. Vva. del Pardillo (Madrid) 2006

• Premio de novela “J.A. Saravia”. Vva. del Fresno (Badajoz) 2006

• Premio de cuento “M. F. Quintiliano”. Calahorra (La Rioja) 2007

• Premio de Poesía  “González Castell”. P. de la Calzada (Badajoz) 2007

• Premio “Táramela” de Poesía. S. M. de Abona (Tenerife) 2008

• Premio de novela Ategua. Castro del Río (Córdoba) 2008

• Premio de novela CERSA. León 2009

• Premio Literario "Los Cristos 2009" . Calzadilla (Cáceres) 2009

• Premio de relatos cortos FAM . Miajadas. 2010

• Premio de novela “La Serena”.CEDER La Serena 2010

• Premio de poesía E. Seleer. Edit. Seleer (Málaga) 2012

• Premio de relatos “Historias de la guerra”. Campillo de Llerena. 2014

• Premio de relatos “Vasco Díaz Tanco”. Fregenal de la Sierra. 2014

• Premio de relatos Jan Evanson. Plasencia. 2015

• Premio de microrrelatos EOI Mérida. Mérida 2016

• Premio de poesía “Villa de Logrosán”. Logrosán (Cáceres) 2016

• Premio de poesía “Entre pueblos” Azuaga (Badajoz) 2016

• Premio de novela “Pancho Guerra” . Gran Canaria. 2016

• Premio de relatos 25N. Mérida 2016

• Premio Certamen de sonetos MELGAR. Toledo 2016

• Premio de poesía “Villa de Aranda”. Aranda de Duero  (Burgos) 2016

· Premio de novela “Juan José Plans” Gijón. 2017

· Premio de poesía “La Flor del Almendro” La Fregeneda (Salamanca). 2017 


Texto

No bienaventuradas las niñas menores de trece años.

No bienaventurada la niña Inti González por cruzar la calle principal, resplandecida de farola municipal, y adentrarse sin embargo por callejuela en forma de meandro, ayuna de luz, rica en puertas falsas, aliviadero de los que han de descargar el peso adquirido en la tasca de Andrés, dormitorio de perros que aún no han sido descoyuntados según providencialismo al uso.

No bienaventurada Inti por hallar en el acerado a Tomasillo rudo, orinando en la pared exterior de la tasca, beodo y apurado de carnes, confundido bajo la noche inmensa y callada, mientras en las cristaleras del bar se adivinan cráneos y risotadas.

No bienaventurada Inti González en su timbre de voz, que tenga usted buenas noches, señor.

No bienaventurada Inti González en su prisión repentina de brazos ferruginosos y aliento de metralla vívida, que hacía bailotear su flequillo azabache.

No bienaventurada en su traslado a corralón sucio y tapizado de heces caninas, sin previa invitación oral.

No bienaventurada en el desmantelar atropellado de sus ropitas de lana. No bienaventurada en el soportar un peso de noventa y dos kilogramos de hombre sobre un cuerpo con peso neto de veintisiete kilogramos. Por favor señor, por favor, por favor señor, por favor señor, por favor señor.

No bienaventurados sus muslos fabricados de antiguo adobe cuando fueron arquitectónicamente desplazados, planificadamente sujetos, finalmente separados por gruesas manos pringosas de ládano.

No bienaventurados los brazos finos que se prodigan como los brotes de una higuera indecisa, palmeando, apartando sebosos brazos e infortunio cierto.

No bienaventurados los glúteos mínimos de la muchacha, como dos manzanitas limpias de piel, apretados en firme por manos en número de dos que asemejan tenazas recién extraídas de hoguera esplendente.

No bienaventurada su boca de finos labios andinos, taponada con gorra multicolor de poseedor presente y que exhala un tufo a garito cerrado, a pútrida hortaliza y a meado de perro.

No bienaventurada la tez de la niña frente al rostro del hombre abordador y masticador de la lengua propia.

No bienaventurados los veintisiete minutos del empeño ni las gotas de sudor del hombre, que caen sobre el abdomen de la niña como un bautizo impío. No bienaventurados los hipidos sordos de la muchacha. No bienaventurados los empujes rítmicos que acomete Tomasillo, con los ojos afilados de eslizón desprovisto. No bienaventurado dolor localizado y cortante. No bienaventurado el lastimero intercambio de fluidos, de ningún modo solicitados.

No bienaventurado el delgado cuello, aprisionado por dedos gruesos y rígidos, que palpita en su escasez de oxígeno hasta que los piececitos golpetean el suelo en un despedirse último.

No bienaventurado aire nocturno, preñado del olor del hombre y de las risas salpicantes del hombre aleve que se marcha, tarambana, hacia la zona iluminada por bombilla anexa.

No bienaventurada la pared lejana y recibidora de escupitajo de despecho y culminación, por parte de Tomasillo, ambulante y sin gorra, camino de la tasca, mientras masculla entre dientes.

No bienaventuradas las que duermen y no han de despertar ni por el alba, ni por el chillido neurópata del gallo, ni por el golpe de las contraventanas, ni por el llanto de los críalos.

No bienaventurada Inti, húmeda y derramada, como una retama olorosa y recién pisoteada en aquel corralón, del que no brotará fresca fuente ni manantial alguno.

No bienaventurada Inti.

 

El Engendrador. Madrid. Publicarya. 2009