Sierra, Chelo


Nombre:

Chelo Sierra

 

Origen:

Madrid 

 

Identidad:

Creativa publicitaria y escritora...

 

Enlaces:

http://www.farmaciaonlinecadiz.es/el-cuaderno-de-flores/blogger/listings/chelo-sierra.htm

 

Contacto

chelosierra@telefonica.net



Biografía

Nació en Madrid, ciudad en la que estudió Publicidad. Trabajó durante más de quince años como redactora y directora creativa en varias agencias y desarrolló campañas para importantes anunciantes como Lotería Nacional, La Quiniela, La Primitiva, Hyundai, Land Rover, Zumosol, Pantene, Kellogs, El Corte Inglés o Coca Cola, entre otros. Es autora de algunos de los eslóganes publicitarios más conocidos de la década de los noventa.

 

En 2000, decidió empezar una nueva vida y trasladarse a vivir a Cuacos de Yuste, donde puso en marcha un hotel de campo. En 2009, dio un nuevo giro a su vida, se trasladó a vivir a Torremenga y escribió su primer texto de ficción, aunque, según ella misma dice, escribir para publicidad es algo que se le parece mucho. A pesar de su relación tardía con la literatura ha tenido la oportunidad de explorar distintos géneros y ha sido premiada en una veintena de certámenes. Colaboró durante más de dos años como columnista en El Periódico de Extremadura. 

 


Obra publicada

El síndrome de Peter Pan, microrrelatos. Cuatro Péndolas. Jaraíz de la Vera, 2012

La teoría de Polch, relatos. Ediciones Torremozas. Madrid, 2012.

Desencuentos.  Relatos. Ediciones Torremozas. Madrid, 2014.

Los collares azules de bleubaie. Novela corta. Ayuntamiento de Toledo. Toledo, 2015.

La mirada del Orangután. Relatos. Diputación de Cáceres. Cáceres 2017

De nada. Artículos literarios. Ediciones Torremozas. Madrid, 2017

 

Antologías:

El cuento en Extremadura 2011, Rinranes y zorongollos, 26 olivos, Páginas de agua, 46 sorbos, Escalofríos.


Premios

  • Primer premio Jan Evansson de relato (2011)
  • Primer premio Ana María Matute de narrativa (2012)
  • Primer premio Microrrelatos de terror del Museo del Romanticismo (2012)
  • Primer premio Amboades (2013)
  • Primer premio de novela corta Princesa Galiana (2014)
  • Primer premio Ciudad de Coria de cuentos (2016)
  • Segundo premio Helénides de Salamina (2014)
  • Segundo premio Hermanos Caba (2013)
  • Segundo premio final anual Relatos en Cadena de la Ser (2015)
  • Segundo premio Artículos de opinión Enrique Segovia Rocaberti (2015)
  • Segundo premio Poesía Experimental de Badajoz, (2015)

entre otros.

También ha sido finalista de: 

  • Premio Nacional de Periodismo Francisco Valdés
  • Premio de novela Gabriel Sijé
  • Premio de relato Ángel Ganivet
  • Poesía Visual Juan Carlos Eguillor
  • Felipe Trigo de Novela corta

Textos

UN DÍA DE MAYO DE 1615

 

—La Inquisición no tardará en llegar —dijo alarmado por el estruendo de los cascos de los caballos, el chirrido de las ruedas de los carros y los gritos que se oían cada vez más cerca. Maldijo una y mil veces la locura de su hija, empecinada en hacer creer a todo el mundo que poseía la pócima de la inmortalidad, y se apresuró a abrir la tapa de una tinaja vacía, de las que solía usar para almacenar el vino—. Rápido, aquí, escóndete. Magdalena obedeció y permaneció quieta y callada hasta que, cuatrocientos años después, salió, sigilosa, a estirar las piernas.

 

(Segundo clasificado en la final anual del concurso Relatos en Cadena de la Cadena Ser, 2015)

 

SOLA

 

A Carmen nunca le gustó vivir sola: odiaba comer sola, ver la televisión sola y, sobre todo, dormir sola. Esto último no lo soportaba. Quizás esa urgencia que tenía siempre por encontrar a alguien con quien compartir su cama, le había llevado a coleccionar el mismo número de parejas que de fracasos. Su última relación acababa de llegar a su fin esa misma mañana. Se había dado cuenta de que Miguel tampoco era el hombre de su vida y, como acostumbraba a hacer en cuanto constataba algo así, había decidido terminar con él. Se acostó casi de madrugada, en un intento de enfrentarse a la oscuridad y a los sonidos de la soledad lo más tarde posible. Los pasos cansados del vecino de arriba, el zumbido grave y constante del motor del frigorífico, los arañazos obstinados de las termitas que habitaban en la pata derecha del butacón, el rítmico ulular de un búho, la sirena de una ambulancia... todo la sobresaltaba aquella noche. Imposible dormir sola. Imposible. Aterrorizada, saltó de la cama, corrió por el pasillo hasta la despensa y, ya dentro, se acurrucó junto a todos esos cuerpos fríos y amontonados. Tan conocidos. Tan reconfortantes.

 

(Obra ganadora del Premio de microrrelatos de terror del Museo del Romanticismo. El cortometraje "Sola" del realizador Óscar Sánchez está basado en este texto)